Bueno, como no estoy ocupada, creo que comenzaré por escribir todo lo que veo en la vida cotidiana aquí. Creo que lo que más me causa impacto son las relaciones familiares aquí. Mi familia anfitriona que son Carmen y Alberto, están muy unidos. Sabes can la unión es fuerte cuando tu esposo se va a Europa y regresa sin lamentar. Un día típico para mi comienza con música y la wawa llorando. Me cambio lo más rápido que puedo porque aquí hace mucho frío en las mañanas. Luego me cepillo los dientes cerca del agua, y normalmente escucho los gritos de Mateo o Lady me viene a dar un abrazo de buenos días. Me he acercado muchísimo a mi familia anfitriona y muy rápida porque me recuerdan al tiempo cuando mi familia estaba junta. Luego, me voy al trabajo y dicen “bye bye Nora.” Esperan por el campo de fútbol para que yo llegue, y me toman de la mano para caminar hacia la casa al fin del día. Mis abuelos siempre me preguntan a donde voy y cuando regresare. Me siento muy cómoda aunque extraño la comodidad de mi casa. Me gusta mucho aquí y no cambiaría nada, bueno excepto un excusado que se pueda jalar.

Amor, Nora