Estamos a la mitad de este viaje y me asombra que ya hayan pasado 10/11 días. Tanto ha ocurrido, desde conocer a mi familia anfitriona, al estar acostada en el Hostal esperando que se me pasara la fiebre, ayudar a nuestra familia, hacer tortillas, básicamente evaluar mi vida, y ahora al escribir esto. Los días pasan regularmente, y a veces parece que pasan en un parpadeo y a veces tan despacio como una tortuga. Paree que he estado aquí meses, y también como si no hubiera pasado el tiempo. Me estoy divirtiendo completamente, pero más y más estoy lista para ir a casa. Extraño tener una lavadora, y un excusado con asiento. Estoy animada por llevar a casa las lecciones que aprendí y experiencias. Puedo sentir los cambios en mí diariamente, espero que para lo mejor. Estoy animada de ver si lo puedo continuar en casa.

Nos vemos pronto, Kiki

PD: Mama, si estás leyendo esto se rompió la pantalla de mi teléfono y no se puede usar. ¡Te quiero!