Dormir tarde debido a los días de trabajo arduo fue una gran manera de comenzar mi día. Luego nos levantamos e hicimos la rutina usual: empacar las cobijas, desayunar (papas, arroz y huevo. Cuando nuestra mama llego temprano del trabajo inmediatamente empezó a preparar el almuerzo justo a tiempo de llegada de Ken, Shannon y Danika al mediodía. Preparando el almuerzo fue sangre, sudor y lágrimas, en donde casi perdí un ojo por las destrezas de cortar de mi hermana. Mi mama estaba bastante paranoica, pero de todas maneras pudimos tener una deliciosa comida juntos en donde nos reímos acerca de las relaciones en Ecuador y como Shannon casi hizo un abolladura en su comida (papas fritas, ensalada, arroz con vegetales mixtos). Al llegar la 1:30, todos nos íbamos a la cancha y nuestra mama llamo a todos para sorprender a mi papa con un pastel de cumpleaños retrasado y uno para Cynthia (mi hermana de 8 años). Fue una falla sorprenderlos a los dos considerando que alguien tuvo que ir por mi hermana, y tenía sus sospechas. Nuestros padres dieron un discurso del corazón acerca de nuestra familia aunque nuestra casa se más pequeña comparada a otras casas tienen granes corazones, que es absolutamente la verdad ya que han hecho tanto por mí en este corto tiempo que eh estado aquí. Luego caminamos hacia la cancha treinta minutos temprano y luego tomamos el camión hacia San Roque en donde nos encontramos con Jorge, un tejedor de canastas tradicional, que hace ponchos increíbles, cobijas y tapices desde que tenía 10 años. También, todos tuvimos la oportunidad de tener un momento de salsa de Shakira/Rico Suave con Herman. ¡Terminando la noche fue una de las mejores noches! Todos estaban juntos haciendo empanadas (perdón, DONAS) tomando café y divirtiéndonos.