Despertando hoy al dándome cuenta de que es el primer día del mes he notado qué el tiempo ha pasado tan rápido. Haciendo mi camino al baño veo uno de mis hermanos más pequeños, despierto, con la espalda hacia mí, medio dormido mientras caminaba hacia el baño pensé que él estaba regando algo entonces notó que no era. Por lo que rápidamente y reservado corrí al baño. Otro delicioso desayuno de nuestra mamá anfitriona, Susana, de arroz, plátanos fritos, fideos, carne y gelatina se sirve hoy en día. Aunque ésta era la primera vez que fui capaz de terminar una comida. "Magali", escuché a la distancia de una voz muy familiar. Yo me apresuré fuera con mis famosas chanclas de Bora Bora y fui en camino hacia a La Casa Comunal ya que era tiempo para trabajar con la comunidad. Trabajar con la comunidad hoy en la limpieza del lado de la carretera fue un poco frustrante para mí. La razón es porque estaba limitado a lo mucho que podía hacer. También mi “dedo del pie” estaba algo cansado de caminar. Además del hecho de que estaba limitada y cansada, he intentado lo mejor hacer todo lo que pude. Como algunos podrían decir, era mejor que me fui para ayudar con la preparación para el almuerzo,

pero sinceramente “me gustaría no tener una del pie rota mientras trabajo en la comunidad. " estaba algo desanimada, pero al pensarlo todavía podía ayudar a la comunidad ayudando con la preparación de almuerzo para ellos.

Nuestra siguiente actividad fue visitar un curandero. Al llegar y bajarme de la camioneta de las vacas escucho esa voz familiar una vez más, "No te preocupes Magali, estamos en un buen lugar en caso de que te llegues a lastimar " visitando al curandero y escuchando historias de cómo ha sido capaz de curar a personas fue interesante. Para mí personalmente la mayoría de las cosas que habló no eran nuevas para mí. Como el día que casi llegó a su fin cenamos con nuestra familia pero esta vez sólo con nuestros dos hermanos mayores. Ya que nuestros papas y hermana menor no estaban en casa. Lo que he notado es que para el tiempo que llevo aquí me he acostumbrado a comer con toda la familia. Especialmente con Manuel nuestro papá anfitrión porque cada vez que llega a la casa del trabajo ya sé que casi es hora de la cena. Otra cosa que noté es que me estoy sintiendo más unida a mi familia pero más con nuestro papa anfitrión cada vez que llega a la casa del trabajo me pongo animado. Yo diría que la razón es porque me recuerda mucho de mi papá y de cómo es nuestra relación. Así como intentamos hacerlo mejor. Por supuesto antes que termino el día y antes de irnos a la cama una vez que me enteré que estaba el resto de la familia en casa fui a verlos y decirles buenas noches.

Magali